domingo, 18 de septiembre de 2016

Controlando la mano


Cuando se habla de lograr controlar una mano, se trata de minimizar la mayor cantidad de errores que podamos cometer dentro del juego, pero logrando potencializar los errores cometidos por los competidores, con el fin de que podamos manipular las odds a nuestro favor.
Existen algunas formas en las cuales un jugador puede tener el control sobre la mano que se encuentra jugando, veamos cuáles son:
  1. Tener una posición ventajosa: cuando no existe ni un solo jugador que comience como agresor, entonces el poder recae sobre el jugador que tiene posición. Esto es elemental para lograr controlar la mano.
  2. Sé un agresor: para ser un agresor debes saber cómo se comporta, básicamente se trata de la persona que apuesta y que aumenta cada vez a fin de igualar, esta persona siempre es el agresor.
  3. Inicia con el temor: dentro del Texas Holdem, lo importante es lograr que los oponentes puedan temernos dentro de la mesa, lo mejor es que seamos nosotros, así podemos tener el control sobre las manos.
Si bien otra persona puede asumir el rol de control en cualquier momento del juego puede perderla y con ella convertirnos nosotros en el siguiente con poder.
  1. Contar con información: la información es poder, aquella persona dentro del juego que cuenta con información especialmente relacionada con la mano, es la persona que tarde o temprano tendrá el control sin importar qué suceda.
Puedes ser muy agresivo, pero si no cuentas con información sobre el juego, tarde o temprano perderás la posición de poder y de control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario